Shampoo para cabello con caspa

La caspa suele ser una alteración estética insidiosa. Aunque no se asocia típicamente con efectos sistémicos, las afecciones del cuero cabelludo con escamas visibles tienen un impacto negativo en la calidad de vida del paciente y deben ser diagnosticadas y tratadas, en forma óptima. Es por ello que en este artículo queremos ayudarte a elegir el Shampoo para cabello con caspa de forma correcta.

La caspa (Pityriasis capitis) se define como una descamación excesiva del cuero cabelludo, acompañada de prurito. Afecta a la mitad de la población en el mundo, independientemente de su origen étnico y sexo, con una mayor prevalencia en la franja de edad de 15-50 años.

Además de la descamación, los pacientes experimentan a menudo otros síntomas como: prurito (66%), irritación (25%) o sequedad del cuero cabelludo (59%). El mecanismo fisiopatológico de la caspa, se explica por una mayor velocidad de descamación de la epidermis, en que las células de la capa basal precisan mucho menos tiempo que en un cuero cabelludo normal, para alcanzar el estrato córneo de un recambio celular normal de 30 días se pasa a un promedio de 4-8 días. Esta proliferación anormal, provoca un incremento en el número de células córneas, acompañado de una cimentación alterada, lo que se traduce en la aparición de grandes agregados de células córneas en el cuero cabelludo.

Aunque la caspa no se asocia típicamente con efectos sistémicos, las afecciones del cuero cabelludo con escamas visibles tienen un impacto negativo en la calidad de vida del paciente y deben ser diagnosticadas y tratadas, en forma óptima. Además, la caspa puede precipitar y exacerbar otras patologías dermatológicas como: el efluvio telógeno o la alopecia androgenética.

Pueden distinguirse dos formas clínicas de caspa: seca y grasa o seborreica.

CASPA SECA

La forma seca o Pityriasis simplex es la más frecuente y no suele asociarse a alopecia ni eritema. Se caracteriza por un cuero cabelludo seco y áspero. Las escamas son finas, de tono blanco-grisáceo, más o menos adherentes, que pueden desprenderse después del peinado o de forma espontánea.

CASPA GRASA O SEBORREICA

En cambio, la forma grasa o Pityriasis steatoides presenta, además de descamación, un aumento de la producción de grasa (hiperseborrea) y puede cursar con alopecia o no. Si coexisten, el aspecto del cabello es aceitoso y brillante, con escamas amarillentas, más gruesas y adherentes, empapadas en una película grasa; como dato patognomónico se pueden encontrar cabellos atravesando placas de caspa, fenómeno que no ocurre en la caspa seca (“seborrea oleosa”).

¿Cómo eliminar la caspa definitivamente?

Los tratamientos para controlar la caspa, se dividen básicamente en tres clases según su mecanismo de acción; incluyen agentes queratolíticos, antimicrobianos y antiproliferativos. Los queratolíticos (por ejemplo, el ácido salicílico) eliminan una proporción considerable de escamas. Los agentes antifúngicos (por ejemplo, piritiona de zinc, sulfuro de selenio, ketoconazol, imidazoles y ciclopirox) han demostrado mejorar la descamación y restaurar la condición de la piel subyacente 11. Antiproliferativos como el alquitrán de hulla, reducen la multiplicación epidérmica y los infiltrados dérmicos.

El desarrollo de la caspa se basa en tres factores principales: la colonización por Malassezia, la producción de sebo y la predisposición individual. La aplicación de Shampoo para cabello con caspa o anticaspa con antimicóticos, conduce por lo general a una secuencia estereotipada de eventos. En primer lugar, el prurito se hace menos intenso o desaparece tras la segunda o tercera aplicación. Las levaduras del género Malassezia disminuyen, aunque sin ser erradicadas. La producción de escamas y la paraqueratosis se reducen en paralelo. No obstante, dos o tres semanas después de interrumpir el tratamiento con el Shampoo para cabello con caspa, se volverá a la situación clínica de partida al aumentar Malassezia sus niveles iniciales.

Un estudio, realizado en 77 pacientes con caspa grasa o seca en cualquier grado que utilizaron Shampoo para cabello con caspa tenía como objetivo principal evaluar el efecto sobre la caspa grasa de un Shampoo con terpineol, extracto de sauce, ácido salicílico, climbazol y lipoaminoácido seborregulador y de una loción con terpineol, ácido salicílico, climbazol y glucósidos del extracto de roble y de té verde. Igualmente, se evaluó el efecto sobre la caspa seca de un Shampoo con terpineol, extracto de sauce, ácido salicílico y climbazol.
El espectro de agentes antifúngicos utilizados en tratamientos de la caspa difiere entre países. La piritiona de zinc, el sulfuro de selenio, el azufre y el ketoconazol se utilizan en los Estados Unidos de Norteamérica como medicamentos de libre prescripción, mientras que otros países usan antifúngicos alternativos, tales como: imidazoles (por ejemplo, climbazol) o hidroxipiridonas, ya sea solos o en combinación.

Los activos contenidos en los Shampoo para cabello con caspa se evaluaron en este estudio, añadiendo su actividad antifúngica otros efectos destacados. El terpineol, derivado del árbol del té, además de ser activo frente a Malassezia furfur presenta actividad antiinflamatoria. El climbazol podría complementar su actividad antifúngica con otra de igual o mayor interés, su capacidad de inhibir la proteólisis.
En este estudio, al cabo de cuatro semanas de tratamiento el grado de caspa se redujo, frente al valor basal en al menos un 70% de los casos en todos los grupos.

En concreto, estas cifras ascendieron en los pacientes con caspa grasa, a un 70% (grado bajo-medio), un 76,2% (grado medio-alto) y un 88,2% (grado elevado); el efecto fue más notable en aquellos con caspa seca, donde la cifra fue del 90%. La eliminación de la caspa fue completa en el 78,5%, 62,5%, 47% y 44,4% de ellos, respectivamente. Los resultados fueron óptimos dada la corta duración del estudio; cabe señalar, que incluso a las dos semanas de suspender el tratamiento, el nivel de caspa siguió descendiendo en un 55% de los pacientes tratados con el champú A, un 57,1% de los que emplearon la loción C, el 58,8% de los que usaron el champú A y la loción C y el 35% de los que recibieron el Shampoo B. En cualquier caso, es aconsejable aumentar el tiempo de tratamiento ante situaciones de riesgo como: cambios climatológicos, ambientes grasos o alteraciones hormonales, debido a que se trata de caspas resistentes con tendencia a recidivar.

Recomendaciones para el uso de un Shampoo para cabello con caspa

Es recomendable que un activo anticaspa posea cierta acción seborreguladora. El sebo desempeña funciones de desarrollo y mantenimiento de la barrera epidérmica, transporte de antioxidantes, protección y generación de feromonas; está directamente implicado en la señalización hormonal, la diferenciación epidérmica y la protección frente a los rayos UV. El sebo humano es una mezcla compleja de triglicéridos, ácidos grasos, colesterol, ésteres y escualeno.

Cuando se secreta, sus triglicéridos y ésteres son descompuestos por microbios en: diglicéridos, monoglicéridos y ácidos grasos libres. Estos últimos, juegan un papel clave en el inicio de la irritación característica de la caspa, especialmente en el caso de la caspa grasa, en la que la glándula sebácea produce un exceso de secreción.

La hidratación del cuero cabelludo es un factor clave en el tratamiento de la caspa. Un estrato córneo saludable forma una barrera protectora, que evita la pérdida de agua y mantiene la hidratación del cuero cabelludo. También protege frente a agresiones externas como microorganismos o sustancias tóxicas. En el cuero cabelludo con caspa, el nivel de lípidos esenciales del estrato córneo se reduce y se alteran sus proporciones relativas y su organización estructural.

Además, esta barrera deteriorada muestra una tendencia a la hiperproliferación, a una maduración anómala de los corneocitos y a un estado inflamatorio subclínico. Daños severos o crónicos en la barrera que impidan una hidratación adecuada, podrían alterar la proliferación epidérmica, la diferenciación de los queratinocitos y la maduración del estrato córneo. De ahí que pueda ser beneficioso que los tratamientos anticaspa contengan, además de antifúngicos (que reparan la barrera epidérmica de modo indirecto), productos cosméticos que mejoren directamente la integridad del estrato córneo.

En este sentido, la aplicación tópica de lípidos puede suponer una estrategia de reparación más inmediata y selectiva. Shampoo para cabello con caspa o anticaspa avanzados, que combinan un efecto tensioactivo suave y una actividad antimicrobiana con una reposición directa de la barrera lipídica, pueden optimizar la salud del cuero cabelludo de manera más global y eficaz que cada enfoque por separado. Este objetivo se cumple con otro de los ingredientes de los productos analizados que son el lipoaminoácido seborregulador.

Los preparados de Shampoo para cabello con caspa o anticaspa incluyan agentes queratolíticos como el ácido salicílico, que reduce la cohesión entre los corneocitos (por inhibir las enzimas implicadas en la cementación) y normaliza la descamación de la capa córnea. Los derivados salicílicos también están presentes en el extracto de sauce (Salix alba) contenido en los productos estudiados, que es ampliamente utilizado en dermatología por sus propiedades hidratantes y queratolíticas.

Además, la caspa puede precipitar y exacerbar otras patologías dermatológicas como: el efluvio telógeno o la alopecia androgenética 1.
Pueden distinguirse dos formas clínicas de caspa: seca y grasa o seborreica. La forma seca o Pityriasis simplex es la más frecuente y no suele asociarse a alopecia ni eritema. Se caracteriza por un cuero cabelludo seco y áspero. Las escamas son finas, de tono blanco-grisáceo, más o menos adherentes, que pueden desprenderse después del peinado o de forma espontánea. En cambio, la forma grasa o Pityriasis steatoides presenta, además de descamación, un aumento de la producción de grasa (hiperseborrea) y puede cursar con alopecia o no. Si coexisten, el aspecto del cabello es aceitoso y brillante, con escamas amarillentas, más gruesas y adherentes, empapadas en una película grasa; como dato patognomónico se pueden encontrar cabellos atravesando placas de caspa, fenómeno que no ocurre en la caspa seca (“seborrea oleosa”).

Los tratamientos para controlar la caspa, se dividen básicamente en tres clases según su mecanismo de acción; incluyen agentes queratolíticos, antimicrobianos y antiproliferativos. Los queratolíticos (por ejemplo, el ácido salicílico) eliminan una proporción considerable de escamas. Los agentes antifúngicos (por ejemplo, piritiona de zinc, sulfuro de selenio, ketoconazol, imidazoles y ciclopirox) han demostrado mejorar la descamación y restaurar la condición de la piel subyacente 11. Antiproliferativos como el alquitrán de hulla, reducen la multiplicación epidérmica y los infiltrados dérmicos.

Los mejores shampoo para la caspa

En Latinoamérica existen siete empresas que lideran el mercado de elaboración y venta de Shampoo para cabello con caspa y son

H&S

Sedal

Pantene

Unilever

Elvive

Dove

Tresemme.